Antonio Verde

Entrevista a Antonio Verde, director gerente de la Fundación FUNDECYT Parque Científico y Tecnológico de Extremadura

Antonio 3.JPG

Es muy importante contar con un organismo que represente los intereses de los PCTS dentro y fuera del territorio nacional.

El Parque Científico y Tecnológico de Extremadura nace en 2008 como iniciativa conjunta de la Universidad de Extremadura y el gobierno regional, ¿puede hacernos un breve balance de la evolución del parque a lo largo de estos años? 

Las cifras hablan por sí solas; en diciembre de 2009 contábamos con apenas 5 trabajadores y una decena de empresas alojadas en las instalaciones del PCTEx de entonces, un edificio rehabilitado de la antigua Escuela de Ingenieros Industriales, en Badajoz. Hoy, más de 80 empresas y entidades, 50 de ellas de base tecnológica realizando actividades asociadas a la I+D+i, conforman nuestra “Comunidad del Parque” con más de 1.200 trabajadores, y FUNDECYT-PCTEx, la entidad gestora que dirijo, cuenta con más de 40 trabajadores altamente cualificados. La infraestructura de ahora tampoco es la de entonces. Nuestros edificios de Cáceres y Badajoz nos permiten ofrecer una mejor cobertura regional, y ahora, contamos con un abanico de servicios avanzados a las empresas que allá por 2009 eran impensables.

Desde el punto de vista personal, la aventura ha sido, está siendo, muy ilusionante. Ver nacer un parque, crecer junto con él, asistir en primera persona a su consolidación, es una experiencia única. Todo ello, además, en tu tierra, con tu gente. Hay un plus emocional en este camino que ayuda a superar los momentos de duda.

En enero de 2013, FUNDECYT y la Fundación Parque Científico y Tecnológico de Extremadura se fusionan en una sola entidad que dirige usted, ¿qué objetivos persigue la unión de estas dos entidades?

Para mí, hablar de nuestra fusión es hablar de complementariedad. La fusión fue fruto de una reestructuración del sector público extremeño, por razones de eficiencia y para lograr un mayor aprovechamiento social y económico de la ciencia y la tecnología, la investigación y la innovación. Y la realidad es que hoy, después de tres años, somos una entidad más fuerte que las que se unieron en origen, con una marca asentada capaz de ofrecer los servicios que ofrecían ambas entidades por separado, pero de mejor calidad e impacto. La experiencia europea e internacional de FUNDECYT en la gestión de proyectos vinculados a la I+D+i, que nos permite liderar proyectos europeos, y el conocimiento de la realidad empresarial y científico-tecnológica del PCTEx resumen el objetivo de FUNDECYT-PCTEx: crear el espacio y los servicios necesarios para facilitar el intercambio de conocimiento, ciencia y tecnología para el desarrollo socio-económico de Extremadura, convirtiéndonos en entidad clave en la región para vertebrar un verdadero ecosistema de crecimiento alrededor de la I+D+i.

A nivel internacional, ¿qué líneas estratégicas y/o programas de actuación se están llevando a cabo en el parque?

En realidad, gran parte de nuestra actividad es de índole internacional. Con nuestra unidad de proyectos, por ejemplo, hemos alcanzado una alta participación extremeña en las recientes convocatorias que se han resuelto desde Europa, como es el caso de Interreg Europe. Se están gestionando algunos proyectos verdaderamente importantes para la región, y completamente alineados con la Estrategia de Especialización Inteligente de Extremadura. Son muchos, pero podemos hablar del proyecto SIMBY, por ejemplo; lideramos un consorcio de 7 países y un presupuesto total de 1,6 millones de euros para el impulso de la economía circular con dos targets fundamentales: la PYME y la Administración Pública. También el proyecto INTRA, con el que queremos que nuestras empresas intercambien buenas prácticas en internacionalización con otros cinco países de Europa. Insisto, son solo un par de ejemplos.

Otra marca importante para nosotros es la EnterpriseEurope Network, de la que somos nodo regional. Sin duda, la ENN ha supuesto para nuestras empresas una gran oportunidad de conocer nuevos mercados y vías de negocio; una forma efectiva de acercar a nuestro tejido productivo la oferta y demanda europea, quizás antes alejada de regiones como la nuestra, que siguen siendo objetivo prioritario para la UE. De la misma forma, las empresas que se alojan en el Parque y el resto de empresas de la región cuentan, gracias a la Red, con una herramienta para dar a conocer sus productos y servicios en un escenario internacional, y creo que verdaderamente en Extremadura se está sacando partido de la EEN.

¿Cómo se gestiona un parque con dos enclaves geográficos? ¿Cuáles son las principales ventajas? ¿e inconvenientes?

La ventaja, como decía al principio, es innegable y evidente: expansión y cobertura regional. Me resulta complicado encontrarle inconvenientes. Consolidar a nivel regional nuestra oferta de servicios de apoyo a la innovación es mucho más fácil si tienes sedes en las dos capitales de provincia.

¿Cuáles son las principales evidencias o indicadores del impacto socioeconómico del parque en la región?

El crecimiento en el número de empresas y trabajadores que están con nosotros sería la respuesta fácil, pero hay otros indicadores que son igualmente importantes, como las más de 300 empresas ajenas a la “Comunidad del Parque” que se benefician de los servicios de la Oficina para la Innovación, que gestionamos desde el Parque para la Junta de Extremadura. Con esta marca, organizamos entre ocho y diez grandes eventos anuales para el intercambio entre investigadores y empresas, y múltiples actividades para el intercambio de conocimiento entre empresas y el sector público, para el acercamiento del tejido productivo regional a las ayudas nacionales e internacionales de la I+D, a la financiación europea, o para apoyar su participación en los programas del H2020.

La presencia de grandes corporaciones tecnológicas en Extremadura también pueden ser un reflejo de este impacto: INDRA Software Labs tiene su sede en Extremadura en nuestras instalaciones de Badajoz, con más de 330 personas trabajando. El CENITs de View Next, subsidiaria de IBM,  está en Cáceres, con más de 350 trabajadores. Esto, es retención y concentración de talento tecnológico en Extremadura e impacto socio-económico directo.

Somos, además, una herramienta para la transferencia de la Universidad de Extremadura, que hoy tiene más presencia en nuestra actividad que nunca. Trabajamos con nuestra Universidad en el recientemente puesto en marcha Servicio de Apoyo a la Iniciativa Emprendedora, con la implicación de entidades financieras y organismos vinculados a la I+D+i. Nos gusta decirlo, pero es un ejemplo de éxito de la anhelada colaboración público-privada para el fomento de la cultura emprendedora de la comunidad universitaria. Dentro de poco, podremos hablar de resultados, pero es obviamente un indicador de que algo, estamos consiguiendo.

Dicho lo anterior, son muchos los retos y las barreras que tenemos que alcanzar y superar: la escasa colaboración público-privada en I+D+i, algo extensible a casi todo el territorio nacional, la baja participación en proyectos europeos, la reducida aportación del sector privado al gasto/inversión en I+D+i, la mejorable articulación de nuestro sistema regional, … En esta senda, plagada de dificultades, pero muy ilusionante, nos encontramos.

¿Qué papel juega FUNDECYT-PCTEX en la Estrategia de Especialización Inteligente (RIS3) de Extremadura?

En su génesis y desarrollo jugamos un papel clave. Somos la Oficina Técnica de la Junta de Extremadura para la elaboración, implementación, seguimiento y evaluación de la Estrategia de Investigación e Innovación para la Especialización Inteligente de Extremadura (RIS3). Y también, de la Agenda Digital para Extremadura. Acabamos de lanzar la página web www.ris3extremadura.es, donde no sólo se presenta la estrategia, sino que ofrecemos múltiples formas de participar en ella. Precisamente hemos estado hace poco en Bruselas representando a la región en el Foro Smart Regions, mostrando el potencial extremeño en innovación agroalimentaria. Hemos ido de la mano de uno de los organismos de investigación más fuertes de la región, el Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de Extremadura, CICYTEX, con quien trabajamos a menudo y mantenemos una estrecha relación, como con muchos centros similares de la región. Llevamos ya tiempo largo trabajando en la especialización, y es un trabajo que nos enorgullece.

¿Qué está suponiendo para Extremadura ser la única región objetivo 1?

Soy bastante positivo en este sentido; donde pudiera verse un problema, creo sinceramente que hay oportunidad. La calificación de región menos desarrollada, que es como técnicamente se nos clasifica, no sólo conlleva que se puedan seguir recibiendo diferentes ayudas y subvenciones europeas a las que regiones más desarrolladas no tienen acceso, sino que supone una gran motivación para un mayor compromiso por parte de la Administración, la empresa, la universidad y la sociedad, que ya se evidencia en Extremadura. Esta situación ha propiciado la puesta en marcha en la región de ayudas a la I+D en la empresa y de iniciativas para conectarlas con Europa en un escenario global que antes no se habían visto en Extremadura. También, ha habido una gran sensibilización en el tejido productivo hacia la necesidad de innovar y ser competitivos, o de conocer y acceder a las múltiples posibilidades que ofrece Europa.

Desde su punto de vista, ¿cuáles son las principales aportaciones que hacen los parques científicos y tecnológicos para el fomento de la innovación empresarial?

Sin duda, la generación de ecosistemas y redes de apoyo para la transferencia de conocimiento y gestión de la I+D+i, y su materialización en la actividad de las empresas de base tecnológica que hoy se alojan con nosotros. Somos un magnífico laboratorio en el que concebir y desarrollar proyectos innovadores, y en esto, hay que apuntar a la Universidad. Hace poco el rector de la Universidad de Extremadura, Segundo Píriz, señalaba el papel jugado por el PCTEX en el notable aumento de empresas spin-off creadas desde la UEx, Creemos, como nuestro rector, que gran parte de la base de la innovación empresarial está en el entorno académico y en la intermediación de los Parques Científicos y Tecnológicos.

La participación en redes como la Asociación de Parques Científicos y Tecnológicos de España (APTE) o la asociación internacional IASP, a su parecer ¿qué beneficios aporta a los parques y a sus empresas?

Conexión, crecimiento, visibilidad, vigilancia tecnológica, contacto con la realidad de otros parques, oportunidades de intercambio para nuestras empresas, internacionalización… el trabajo que desarrolláis es tan tangible como difícil de contabilizar el beneficio para los que formamos parte de APTE. Es muy importante contar con un organismo que represente los intereses de los PCTS dentro y fuera del territorio nacional. No es mal momento para daros las gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s